Los Mejores Consejos Para Saber Cómo Curar Una Sartén de Aluminio

Dentro de los artículos de cocina, la sartén es uno de los elementos indispensables para la elaboración de distintos platos. Existen diversos materiales, pero las de aluminio son las más utilizadas. Una de las preguntas habituales que siempre surge es Cómo Curar Una Sartén de Aluminio nueva.

Curar accesorios de la cocina, recién comprados, es una de las claves principales para darle larga durabilidad a los mismos. Concretamente, para saber Cómo Curar Una Sartén de Aluminio, es necesario seguir ciertos pasos que serán la clave para no dañarla ni tampoco a los alimentos que allí se cocinen:

  • En primer lugar, sea cual sea el material de la sartén, se debe colocar una pequeña cantidad de aceite, preferentemente con un pedacito de papel absorbente, para esparcirlo de manera uniforme en todo el interior.
  • Llevar a fuego lento o medio, durante unos minutos, hasta que el aceite se consuma en su totalidad.
  • Una vez que el aceite se consume por completo, se aleja la sartén del fuego y se deja enfriar para volver a pasar un papel, retirando los restos que hayan quedado. Esto se repite entre unas dos o tres veces.
  • Finalmente se puede lavar con agua y detergente para retirar todos los residuos. Hay que tener mucho cuidado con el tipo de esponja que se utiliza, ya que hay algunas que pueden deteriorar la superficie. Por eso las que mayormente se recomiendan son las de nylon.

Esta secuencia va a permitir que la sartén no se arruine, como también que los alimentos no se adhieran y tengan una buena cocción.

Ventajas a La Hora de Elegir una Sartén de Aluminio

Dentro de las sartenes de aluminio hay tres tipos de materiales para sus diferentes usos. En primer lugar se encuentran las de aluminio prensado que son más económicas y cuyo componente hace que sean muy livianas. Uno de los beneficios principales es que ahorran energía mientras se cocina, ya que se calientan rápidamente incluso a fuego lento. En segundo lugar, están las de aluminio forjado que son un poco más gruesas y resistentes. Se destacan por distribuir y mantener muy bien el calor en toda la superficie. Finalmente se encuentran las de aluminio fundido que son las más fuertes, sólidas y las que mejor conservan completamente el calor. Son ideales para realizar cocciones largas.

Tres Tipos de Revestimientos

Las sartenes cuentan con distintos tipos de revestimientos y cada uno de ellos tiene características particulares. El antiadherente es el más indicado en cocciones con poca cantidad de aceite y evita que los alimentos se peguen. El cerámico es el más resistente a las rayaduras y es muy duradero. Es perfecto para menús a la plancha. Por último, se encuentran las que no tienen revestimiento. Con las de este tipo también se puede cocinar a la plancha y son ideales para hacer carnes rojas, ya que soportan altas temperaturas.

¿Por Qué Tener Un Set de Sartenes?

Es imprescindible contar con todos los artículos necesarios en la cocina para que la comida tenga un buen sabor y quede con la cocción adecuada. Una sola sartén no puede cumplir con las expectativas de cada menú, por eso hay distintos modelos según el uso que se le dé. Dentro de ellas está la de formato básico que funciona perfectamente como comodín para todos los días. Es decir, que puede funcionar perfectamente para freír, hacer alguna pasta, carne o también tortillas. Para hacer alimentos a la plancha, particularmente carne, lo ideal es contar con una bifera que permite cocinar con muy poco aceite y conserva todas las propiedades de las colaciones. La sartén wok sirve para freír, hacer salteados o alimentos a vapor y conserva muy bien todos los sabores de la comida. También son útiles las sartenes hondas, con o sin tapa, para hacer todo tipo de salsas, estofados y rellenos para diversos menús.

Tips para usar las sartenes de aluminio

Seguir estos tips de cuidado puede ser útil para alargar la vida de los productos, mantenerlos en el mejor estado posible y de esta manera llevar a cabo una cocción adecuada y saludable de todos los alimentos.

  • Se debe evitar, en primer lugar, que se generen los contrastes térmicos, ya que pueden deformar el componente. Es decir que cuando tiene restos de aceite caliente, es necesario esperar un tiempo prudente para que pueda enfriarse y luego sí poder lavarla normalmente con detergente.
  • Tampoco es recomendable utilizar esponjas de acero porque pueden rayar el interior. Las indicadas son las de tipo nylon y si quedan restos adheridos, lo que se puede hacer es dejar en remojo con agua, detergente y vinagre.
  • Es recomendable utilizar un solo tipo de sartén para cocinar exclusivamente huevos, crepes y omelette, ya que el huevo se pega fácilmente, más aún si quedan restos de otros alimentos.
  • Los utensilios de metal dañan el material, por eso se recomienda utilizar elementos de silicona, plástico o teflón. Las de madera también suelen utilizarse, sin embargo, en ocasiones pueden estropear la superficie a causa de alguna astilla.
  • Por su puesto no se debe cortar encima de la sartén, es preferible colocar la comida en un plato para verificar su cocción.
  • Con respecto al fuego no es conveniente calentar al máximo, siempre a fuego medio hasta que alcance la temperatura deseada, de lo contrario puede quemarse o arruinarse.
  • No pueden apilarse con otros accesorios ni tampoco entre sí. De ser necesario se pueden colocar elementos protectores de por medio y así evitar que se rayen o dañen.

Ahora que conocés cómo curar una sartén, ¿te animás a hacerlo?

Encontrá el producto que buscás a un clic de distancia. Todos los diseños, estilos y las mejores marcas están en Falabella.com.